Arte Postal

[blockquote text=”A Roma se llega nadando.” title_tag=”h4″ show_quote_icon=”yes” text_color=”#768779″]

Que no se me olvide.

Esto era lo que ponía la postal que recibí en mi casa la primera semana de julio. Me gusta escribir postales cuando viajo. Supongo que en parte es porque adoro recibirlas.

Ciertos hábitos con el tiempo, se convierten en costumbre. Así que puedo decir que ya es una de las mías. Como las piedras de viaje.

Aprovecho los lugares que visito o las exposiciones y suelo comprar una o dos. Si me gusta mucho, repetida. Después, en ese momento que tienen casi todos los viajan de sentarse a pensar a descansar o a lo que sea, escribir en el mínimoespacio que tienen. Ya somos una cuadrilla de escritoras infalibles.Es un acto de permanencia. Es un acto poético. Es probablemente la tontería con más relevancia de todas las que hago.

Porque deja un surco. Un trazo. O una huella. Un pasaba por aquí y te quiero decir esto, que conste en acta.

Por eso siempre me mando una a mí misma. Para recordar. Como un diario muy espaciado en el tiempo. Para no olvidarme, de lo aprendido, del alguna frase, canción, expresión o algo del libro que estuviera leyendo en ese momento.

También por curiosidad.

Es curioso saber que tarda más en llegar una carta desde  Sicilia que de Groenlandia, o que hay postales que llegan en un solo día. Que hay postales que llegan dieciséis meses después. Que hay materiales que lo aguantan todo. Que hay otras que llegan a destino casi deshecha s.Que los sellos con lo bonitos que eran, son cada vez más feos. Que ya no sellos de lamer; casi todos son de pegatinas. Que una postal puede contenerlo todo.

Todo lo malo lo bueno  lo horrible y lo bello y sobre todo, todo lo breve.

Y sino que se lo digan a MR. BINGO y su famoso HATE MAIL.

MR BINGO o todo lo que se puede hacer con una postal

No puedo ser más fan de este proyecto.

[blockquote text=”HATE MAIL” title_tag=”h4″ show_quote_icon=”yes” text_color=”#768779″]

Mr. Bingo es un ilustrador londinense nacido el 1979. Se define a si mismo como un chico con la cabeza un poco más pequeña de lo normal, con brazos de mujer y además, con el mismo peinado que su madre. Igual que su carácter, su trabajo es irreverente, divertido y provocador.

Ha trabajado para clientes como Orange, Microsoft, Nike, BBC, Oxfam, Volkswage, Convers, Howies, Carhartt, Absolut, Virgin y MTV. Entre sus trabajos también encontramos ilustración editorial para los periódicos The Guardian y Financial Times, o revistas tan variadas como Bearded, Dazed and Confused, WIRED, Esquire y GQ.

En 2001 Martin Olley envió una carta a la revista .net magazine, la cual había publicado previamente el joven Mr Bingo como uno de sus ilustradores. Olley no estaba impresionado, opinó en su carta publicada en la revista “No hay ningún tipo de talento, composición o idea en el trabajo de Mr Bingo. Esta mal dibujado y ejecutado, claramente no tiene ninguna formación artística.”

Y así comenzó la venganza. Desde entonces Mr Bingo menciona a Olley en muchos de sus trabajos. Empezó con una serie de postales que incluían discretamente el mensaje “Martin Olley is a cunt”, después otro aparecía en el detalle de un rotulador permanente en una de sus ilustraciones, diciendo “Martin Olley is a permanently thick”.

El proyecto Hate Mail de Mr Bingo surgió  una noche en la él estaba borracho en casa y escribió en twitter:

“I will send a postcard with an offensive message to the first person who replies to this”

“Enviaré una postal con un mensaje ofensivo a la primera persona que responda a este mensaje”

Unas cincuenta personas respondieron durante los siguientes minutos. Despúes de estos primeros Hate Mails mucha gente se puso en contacto con él pidiéndole que les enviara un Hate Mail. Visto el éxito que estaba teniendo la propuesta Mr Bingo decidió ponerlo en su pagina web, donde pedia que le enviaran 5 libras por paypal y el les enviava una postal insultándolos.

El contenido de las postales es completamente aleatorio, no se aceptan sugerencias, los destinatarios deberán dar una dirección del Reino Unido y, como reza su página web, “Mr. Bingo no será responsable de cualquier daño mental o pensamiento suicida que el remitente pueda tener después de haber recibido un ‘hate mail’ ”.

De momento, esto no ha sucedido. Nadie que él sepa se ha tomado a mal una postal suya. Puede que sea porque lo hace desde el desconocimiento, lo que permite insultar sin ofender. “Es más fácil atacar a un extraño que a alguien que realmente conoces”, dice Mr. Bingo.

“No sabes cómo son o qué defectos pueden tener, así que puedes soltar lo que quieras sin sentirte culpable”. Tampoco él se ha ofendido cuando cientos de fans le han enviado insultos en forma de cartulinas sulfatadas de 10 x 15 centímetros.

Es más, le gusta. “Si pudiera enviarme un ‘hate mail’ a mí mismo, dice, me escribiría: ‘NO ERES TAN BUENO COMO CREES’”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies