Pon un mural en tu vida

[blockquote text=”Invertir en algo único” title_tag=”h4″ show_quote_icon=”yes” text_color=”#768779″]

Este verano, mi amiga Teresa, me encargó un mural para su casa. Para la habitación de su hija Inés. Le planteé la posibilidad de pintarlo con la propia Inés, bajo su supervisión,  y le encantó la idea. Al principio Inés, que tiene solo dos años y medio, no entendía bien del todo qué ibamos a hacer cuando me vio preparar las pinturas. La emoción y los saltos que vinieron después no se pueden describir. Yo también estaba contentísima.

[blockquote text=”Pintar en la pared” title_tag=”h4″ show_quote_icon=”yes” text_color=”#768779″]

La única regla era no tener miedo. No había boceto previo ni planes y lo pasamos en grande. Inés quería flores y pájaros y está enamorada de la luna. Así que le hice caso. Hicimos una jungla en su habitación de juegos.

Decidí respetar lo que Inés pintaba e integrarlo en mi pintura,  sin retocar, ni pintar encima.

A partir de éste, que fue el primero, tuve más encargos. De distinta clase y en ubicaciones diversas; todos ellos me sirvieron para comprobar que me encanta pintar en gran formato y jugar con todas las posibilidades que ofrece no estar limitada al papel.

Teresa se quedó encantada con el encargo y la experiencia.

Nosotras también.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies