Lo que diga Wes Anderson

Foto: Attilio Maranzano

BAR LUCE

Dirección: Largo Isarco, 2, 20139 Milano, Italia

Cerrado los martes.

[blockquote text=”Dice Wes Anderson que…” title_tag=”h4″ show_quote_icon=”yes” text_color=”#768779″]

éste Bar es el lugar en el que a él le gustaría pasar la tarde (sus tardes no cinematográficas, para ser exactos).

Reconozco que el bar podría haber sido blanco nuclear con una línea roja dividiéndolo  simétricamente y para mí ya hubiera sido una obra maestra. Pero dio la casualidad que no.

Es lo que tiene ser muy fan. Que no hay objetividad alguna.  Y sí, está de moda, hasta en la sopa y muy manido y qué. Ha creado un mundo único,  inconfundible y mágico.

Muchos piensas que sólo es estética. Hace falta muy poco para saber que la sensibilidad de este genio va mucho más allá. Directa a la MALINCONIA.

[blockquote text=”De Wes Anderson todo me gusta. Del Bar Luce, hasta las servilletas.” title_tag=”h4″ show_quote_icon=”yes” text_color=”#768779″]

Así que desde que vi el letrero brillando a lo lejos, pequeño,  con esa luz ténue en lo alto de la vía Orobia, se me iluminó la cara y me puse hasta nerviosa. Ir con mi amiga Federica hizo que todo fuera el doble de bueno.

No sé si se puedo contar o describir bien el bar. Solo hay que ver el suelo, la cafetera, los pasteles, las vitrinas y las sillas de madera y butacas de un primer vistazo. Luego llegan los detalles;  la carta, el azucarillo, el arcón de los helados, los platos, el papel, la tipografía y las cosas que no se ven pero están.

Ese día, casi nadie se levantaba;  era media tarde y no había mucha gente. Nos pasamos el rato eligiendo canciones en una jukebox rosa tan bonita que apetecía abrazar y llevarse a casa. Una lista de canciones maravillosa. Y sí, de película, Adriano, Mina ; Gino, Monica, Ennio…. simplemente estaban Todos; Y entre aperitvo, sorbo y canción cambiábamos euros por liras para poder jugar a las máquinas, hablábamos y comíamos. Las partidas fueron de mal y peor pero estar lanzado bolas contra el capitán Zissou ya es suficiente.

¿Qué más se puede pedir?

Beber spritzs hasta ver con filtro naranja.

Il celo in una stanza.

Es lo que tiene estar de vacaciones en Italia.

 

El amor es AMORE, la Luz es LUCE y la vitta es puro DOLCE FAR NIENTE.

Eso sí; si vas a Milán y solo puedes ver una cosa (como dicen en Jotdown),

[blockquote text=”SUBE A LOS TEJADOS DEL DUOMO Y TODO COBRARÁ SENTIDO.” title_tag=”h4″ show_quote_icon=”yes” text_color=”#768779″]
1381154946b

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies